martes, 21 de agosto de 2007

Alegre - Hugo Wast

Pues si, comenzamos con esto de los libros; aunque todavía no tengo muy clara la idea de esto de las BD (Bases de Datos), les tengo que enseñar algo que acabo de leer.

Estoy seguro que les gustará, y si alguien quiere el libro, solo tiene que pedírmelo (solo necesito su dirección para mandárselo en cuanto pueda); la idea es compartir todos los libros que tengamos (los del blog) con las personas que los quieran leer. Ojo, no va a ser regalado, sera intercambiado por otro que les parezca interesante.

Espero que se animen a participar en esta idea, recuerden que esta no es la forma definitiva del trueque de libros (en algunos casos si serán regalados), pero por ahora, así lo haremos.

Ok si, este post esta extremadamente largo, pero no me sentí lo bastante digno como para cortarlo, así que si no quieren leerlo completito, solo lean la parte que marque entre comillas.

Es el prologo de éste libro de aventuras, pero tiene algo que llamo mucho mi atención... Básicamente va dirigido a los escritores en potencia.

Alegre – Hugo Wast
10ª. Edicion (50.000 ejemplares). 1ª. Edición 1905
Editores de Hugo Wast -1941-
Páginas: 7-13

Veinticinco años después de la 1ª. Edición.
(Prólogo de la Edición de 1929)

Hace veinticinco años se publicó en Madrid Alegre, mi primera novela.

¡Qué ilusiones las mías en aquellos tiempos! ¡Qué ilusiones y después qué desencantos!
¿Cómo dejar ahora que aparezca su nueva edición sin explicar de algún modo la evolución de esta obra en un cuarto de siglo?
Daría muestras de un necio orgullo si negara que tengo cariño a esta novela, a pesar de sus muchos defectos.
Fue mi primera gran aventura literaria.
En otro libro (1) he relatado las circunstancias en que la compuse, mi vocación y mi fantasía de autor que no tenía veinte años, el fracaso de su primera edición impresa a mi costa y otros pormenores, que pensé podrían interesar a mi público, puesto que no hubo nada más interesante para mí, en el vasto mundo, que los detalles de aquel pequeño y silencioso drama de mi juventud.
No volveré a sentir nunca la alegría de escribir como cuando borroneaba a prisa las quinientas y tantas cuartillas que componen el primer manuscrito de esta novela.
No tenía experiencia del arte que había acometido con tal tesón, y mi espíritu crítico era tan inocente como Adan antes de la manzana.
No sabía, cuando empecé la composición, si escribiría un cuento de veinte páginas o una novela de mil.
Mi pluma volaba instintivamente como una paloma mensajera, que no calcula etapas ni dificultades.
Me movía la vocación, que es un instinto ciego y omnipotente; y escribía sin que me embarazaran planes ni propósitos de ninguna especie. Escribía con el placer de un niño que juega.
Los grandes juegan por matar el tiempo, o por medida de higiene, o por vicio. Los chicos juegan porque el juego les gusta en sí mismo, sin pensar qué beneficios higiénicos les reportará.
Así escribía yo, como un niño que juega; y ahora me complazco de haber escrito muchos centenares de cuartillas, adquiriendo práctica y puliendo mis herramientas en una edad en que no tenía ningún sentido crítico.

Cierta vez un periodista me preguntó (para un reportaje), qué consejo le daría yo a los principiantes, y yo le respondí: “Que principien de una vez”. ¿Y después? – “!Que sigan!”

Aunque esto lo dije en son de broma, no deja de ser una respuesta que la experiencia me ha sugerido.

Cuando un principiante siente la vocación de escritor, especialmente de novelista, y quiere formarse a fondo, con abundantes estudios para saber, antes de comenzar, cómo es la novela perfecta, lo más probable es que no comience nunca.

No hay que dejar pasar estérilmente los años de los entusiasmos juveniles, tanto más ardientes cuanto más ciegos.

El espíritu crítico debe desarrollarse un buen cuarto de hora después que la práctica del escribir.

¡Ay, de aquél que antes de haber escrito una línea ha aprendido cómo se debe escribir!

Al pretender aplicar su vasta ciencia, hallará tal distancia entre lo que le sale de los picos de pluma y lo que desea que le salga, que jamás se atreverá a publicarlo.

Podrá persistir escribiendo, para sí mismo, hasta que esté satisfecho de su estilo o de sus ideas. Pero como a medida que vaya adquiriendo destreza en la práctica, irá, con nuevas desesperadas lecturas agudizando su teoría, siempre los dos caballitos correrán distanciados, atrás el que debió partir primero y sin esperanzas de aventajar al otro.

El caso de Maupassant que empezó tarde y con acierto, no es una excepción, porque él empezó tarde a publicar, pero no a escribir.

Lo frecuente es que el principiante, que ha perdido la oportunidad de principiar, viva, cuando sea hombre maduro, como el lacedemonio, con las entrañas devoradas por un zorro oculto debajo de su túnica: el deseo de crear. Y sufra la jamás confesada humillación de una secreta certidumbre: la de la impotencia.

En tales condiciones le será difícil producir el libro que ha soñado, pero le será fácil dictar las reglas a que deben ajustarse los otros autores, y que él ya no es capaz de aplicar por su cuenta.

Por eso aconsejo a los principiantes que principien de una vez, aprovechando la edad en que ocurre esta aparente contradicción: se confía en las fuerzas propias, pero se respeta el consejo de los otros.

Después vendrán los años estériles, en que uno desconfía secretamente de sí mismo, sin que por eso crea en nadie más.

Yo le doy gracias a Dios de que, puesto que no me otorgó ningún genio creador, sino una vocación modesta y persistente, no me haya dado un sentido crítico y muy puntiagudo.

¿Qué me hubiera hecho yo con ese instrumento si no suicidarme?


Vayan por vía de curiosidad bibliográfica algunos detalles.
Se han impreso de Alegre, que yo sepa, las siguientes ediciones:
La primera en 1905, por Fernando Fe, de Madrid, en dos tomos.
Tres ediciones más, por Saturnino Calleja, también en Madrid, entre los años de 1908 y 1912, De éstas, una fué in-8ª mayor a dos columnas, con ilustraciones; y las otras dos in-12. El texto se redujo considerablemente para hacer caber en uno solo mis dos primitivos tomos.
Hacia 1914 autoricé la reimpresión de Alegre en la colección española que por entonces publicaba en París la hoy desaparecida firma de Paul Ollendorff, e introduje en esa edición algunas correcciones insuficientes.
La librería Ollendorff desapareció y con ella la colección donde autoricé que se incluyera Alegre.
Empero, algún tiempo después, y por un curioso error que he mencionado en “La novela de mi primera novela”, Alegre fue reimpreso por otro editor de París, la librería Nilsson, que lanzó una copiosa edición, destinada según creíamos entonces, a no agotarse nunca.
En 1907 La Ilustración Artística, (que editaban en Barcelona Montaner y Simón), una de las más hermosas revistas que hayan existido en lengua castellana, publicó Alegre con profusión de grabados.
No hablo de otros periódicos que también lo han hecho, por que mi cuenta sería muy incompleta, ya que sólo por azar he tenido noticias de algunos.
Soy el más sorprendido de que esta endeble novelita haya obtenido tanto favor. Conozco mejor que nadie sus defectos, y ahora que su destino ha vuelto a mis manos, habiéndose agotado hace años todas las ediciones autorizadas, he vacilado mucho antes de resolverme a imprimirla.
Mas el público persiste en reclamar a los libreros la romántica historia de mi negrito y hasta se me han hecho solicitudes para traducirla a otros idiomas (2).
Por fortuna estos pedidos no me llegaron hace veinticinco años, cuando yo creía que Alegre era una maravilla.
Para el escritor ilusionado que era yo entonces, no existía homenaje en el mundo equivalente a una edición publicada en otro idioma y otro país por un verdadero editor.
Si la alegría no me hubiera muerto al instante de recibirla, no habría tardado cinco minutos en aceptar la peor propuesta.
Con lo cual mis actuales preocupaciones acerca de Alegre se habrían multiplicado sin remedio.
Ahora, a lo menos, ya que sólo existe en castellano, puedo realizar un antiguo proyecto, que es dar una nueva edición profundamente corregida.
He pasado tantas semanas trabajando en ella, que talvez me hubiera sido más fácil componer otro libro o escribir totalmente de nuevo Alegre.
De propósito no he querido hacerlo. Más trabajo me ha costado vencer muchas veces esa implacable tentación de corregir sus primeros libros, que sienten los autores. Harto fácil me habría sido hacer bastantes correcciones que he abandonado.
La razón es ésta:
Ahora no puedo escribir como a los veinte años.
Mi estilo de entonces tenía ciertos defectos de que, por gracia de Dios, me he ido librando.
Pero, sin duda, poseía cualidades que ahora he perdido, entre ellas un ingenuo lirismo que hoy me hace sonreír.
¡Ay, de mí que sonrío de lo que antes me hizo lagrimear!
Felizmente Alegre tenía pocos artificios retóricos; y aún esos pocos eran prestados, figuras sacadas de libros que acababa de leer y que me impresionaron momentáneamente.
He descolgado de las transparentes e ingenuas páginas de Alegre esos adornos de pacotilla y los he devuelto a los bazares de donde los saqué.
No creo que ningún lector de buen gusto los eche de menos.
Mi empeño no podía limitarse a corregir la forma verbal del libro: tenía que penetrar en su estructura misma, como quien dice en la carne de la obra, y ésta es la verdadera razón del trabajo que he consentido en tomarme.
Alegre es el relato de las aventuras de un niño y como tal la mayoría de sus lectores han sido y serán los muchachos entre los doce y los diez y ocho años.
He comprendido que había que despojar a Alegre de un exceso de sentimentalismo que lo hacía malsano para ciertas imaginaciones.
Ha sido la parte agradable de mi tarea: dar más virilidad a la figurita romántica de mi pequeño héroe.
Quiero que este relato sea un buen ejemplo de amistad pura y de abnegación y no un pobre episodio lacrimoso y disolvente.
Pienso haberlo realizado, sin modificar en lo más mínimo la acción de la novela, elemento que no deseaba alterar.
Tengo ahora, acerca de lo que debe ser una novela, las mismas ideas que tenía cuando escribí Alegre.
Y con ellas me enterrarán, lector amigo, si tu simpatía, que me llega al alma, sigue acompañándome como lo ha hecho durante un cuarto de siglo.
Royan (Francia) Agosto de 1929.
Hugo Wast

(1)15 días Sacristán (Véase “La novela de mi primera novela”.
(2)Aparte de otras traducciones que están en preparación, ya han aparecido una en francés, hecha por el insigne Henry Gross y editada por Bourrelier- Chimenes, París; otra al holandés publicada por Vitgave van de Residenlieboge (La Haya). (Nota de la edición de 1914).

Saludos amigos lectores

caza
Proponiendo

22 comentarios:

Anónimo dijo...

amigo: me interesaria intercambiar literatura de Hugo Wast con ud. Si es tan amable de comunicarse conmigo a funsadeca@yahoo.com podriamos entendernos para ver que libros de mi coleccion le podrian interesar. gracias.

Elvita dijo...

hola! yo tenia mi libro de Alegre cuando era pequeña y me gustaba mucho.. pero lo he perdido... ud. ofrece compartir los libros de que manera? favor responder a mi correo

gracias!

Anónimo dijo...

amigo, me interesa demasiado el libro "alegre" hace algun tiempo lo he buscado, me gustaria que te pusieras en contacto conmigo para realizar un intercambio.
aaronedy@yahoo.com
gracias.

Ay Constanza dijo...

Hola! Escribimos de Ay, Constanza!!!, somos una libreria virtual de Argentina dedicada a libros antiguos, descatalogados, etc. Pueden chequear nuetsro blog y contactarse para solicitar catalogo. Queriamos contarles que contamos con un ejemplar a la venta de ALEGRE DE HUGO WAST, 10° edicion - Argentina de 1941 y se encuentra en impecable estado.
No dejen de visitarnos en http://ayconstanza.blogspot.com o de escribirnos a ayconstanza@gmail.com

caza dijo...

Vaya, ahora hasta de portal de ventas resultamos.

Pues si a alguien le interesa (y vive en la argentina), pues adelante.

Aunque no se, como para publicidad (y sin que me paguen nada), no me hace mucha gracia jaja.

Regalenme unos libros y les hago publicidad! jaja.

Saludos a todos

caza
legere

Anónimo dijo...

yo he leído el libro de alegre, 100% recomendado :) jajaja ya se que es muy tarde para comentar esto, pero si tienen oportunidad léanlo.

caza dijo...

No no amigo Anónimo, nunca es tarde para conversar de literatura.

Gracias por tu comentario.

Saludos fanáticos del buen Alegre.

Recuerden que si les interesa algún libro de los anunciados en el Blog E5, solo hace falta que se comuniquen conmigo o con alguno de los socios para llevar a cabo un intercambio.

caza
letra, palabra

Miguel Garcia dijo...

Por una nueva aficion que tengo, y que me tiene apasiondo, la encuadernacion, he rebuscado en mis libros antiguos y he encontrado ALEGRE, editada en 1945 por la editorial Aldecoa de Burgos (España)y como me ha encantado tus comentarios sobre el mismo la voy a reencuadernar hoy mismo.
saludos

caza dijo...

Muy bien amigo Miguel... No te arrepentiras, es muy buen libro.

Gracias por visitarnos y dejarnos un comentario.

Oye eso que cuentas de la ecuadernación, suena interesante...

Te felicito y te saludo afectuosamente.

caza
Lector

Anónimo dijo...

Vaya pues me animo a escribir aunque hace mucho que se publicó este blog, y es solo para comentarles que tenía mi esposa por ahí fotocopias del mencionado libro, y que sin mucha emoción me dispuse a leer.
Pues sorpresa la mía que después del 3 capítulo el libro me tenía atrapado, y me llegó a dar la media noche en varias ocasiones hasta que terminé de leerlo (para ser franco, tampoco leo muy rápido).
Me encantó el librillo y planeo leérselo a mis hijos por las noches, aunque no sé si el dramático desenlace sea del todo "digerible" para ellos, pues están peques.
En fin, soy un admirador más de esta novela "infantil", aunque paso ya las 3 décadas.
Saludos, Enrique.

caza dijo...

Hola amigo Enrique.

Es estupendo que te hayas atrevido a leerlo, es muy bueno el libro.

Muchas pero que muchas gracias por compartirnos tu experiencia de lectura.

Tal vez si se lo lees por etapas y si a ellos también son atrapados por la magia, les dejas en suspenso el final y cuando crezcan se los das a leer (así practican su lectura y sabrán que le paso a nuestro querido negrito). Porque si los niños te ven leer libros ellos mismos adquieren el sano habito te de la lectura.

Un saludo y muchas gracias por participar con nosotros

Ah y recuerden que este blog (su blog) siempre esta siendo revisado.

caza
...

Anónimo dijo...

Hola amigo,
Me gustaría contar con el libro, aprecio a Alegre como un valor muy personal. Podemos intercambiarlo, yo soy del Perú y tengo una biblioteca personal. Respuesta a loganicol@yahoo.es

Lucyfer_268 dijo...

Mi madre esta obsesionada con este libro, lo he buscado mucho y no lo he podido encontrar, ella lo leyó hace muchos años y en los veranos nos leía Alegre, ¿cómo puedo conseguirlo?

caza dijo...

Hola Lucyfer_268.

Pues mira, antes que nada, muchas gracias por entrar a este pequeño blog :)

Luego, todo dependerá de donde vives.

Después, es cuestión de ver como podemos hacer negocios :P jeje

Un saludo y si quieres contactarme, manda un correo a cazanonimo@gmail.com

caza
biblos

Anónimo dijo...

Hola querido Caza...
Leí Alegre cuando tenía 9 años y nunca he vuelto a encontrarlo...
Sin embargo y a pesar de que tengo mas de 40 nunca lo he olvidado y no he podido conseguirlo...Me encantaría recibirlo por este medio
¿Puedo intercambiar contigo alguno interesante? Solo dime cómo hacer.
Vivo en México!

Felicidades por esta iniciativa y enhorabuena

imeldatislp@hotmail.com

caza dijo...

Hola amigo... ejem... no dejaste tu nombre, así que te diré: imelda...

Veras, antes que nada, perdón por contestar con demora; pero he tenido ciertos problemas con mi internet y me ha sido imposible el conectarme.

Después; veo que me dejaste tu correo, me alegra; así podremos ponernos en contacto, (de hecho ya te mande un correo, revísalo en tu buzón de entrada).

Así que, sin mas... Disfruta de este fantástico libro.

Espero te haga de feliz el trato que te propongo :)

caza
digitalizado o físico?

Charly dijo...

Por alguna razón llegue hasta tu blog y con sorpresa me entero del libro que hace más de 35 años leí y me dejo una marca indeleble...Alegre.
Por mucho tiempo lo he buscado y me interesa ponerme en contacto para leerlo nuevamente y conservarlo.
Comparto tambien la idea del intercambio. Gracias¡¡¡

Mi correo es cvarzave@gmail.com

caza dijo...

Mucho gusto Charly.

Me alegra mucho que seas de los que nos encanta Alegre.

Y si, es un libro muy difícil de conseguir pero es imborrable y lo que te enseña es tan maravilloso.

Por cierto, ya te mande un correo, si tienes tiempo lo revisas.

Ah y muchas gracias por visitarnos, espero el blog te haya sido agradable.

caza
alegre

Luis dijo...

Hola, cuando en internet tengo que poner una contraseña y me piden "libro que recuerda" siempre pongo ALEGRE (...ella no quiere que Alegre la bese porque la va a manchar de negro) !! inolvidable!! Luis

caza dijo...

Hola Luis.
Un gusto que recuerdes con tanto cariño un libro, aunque claro, como no tenerle cariño a un libro como este que es buenisimo.
Un saludo.
Caza

Prudencio dijo...

Queridos amigos.
Que bueno que recuerden asi al libro ALEGRE, fue la primer obra de Gustavo Martinez Zuviria(Hugo Wast), la escribio cuando estaba dejando su adolescencia, y de ahi no paró de escrbir, su último libro lo terminó de escribir el mes que murió.
Les comento que aca en Buenos Aires se han editado nuevas obras de Hugo Wast, y entre ellas se ha editado el tan querido libro ALEGRE, si les interesa les paso mi mail asi les doy la dirección de la librería que lo vende.
Igual les comento que este año en el que se cumplieron los 50 años de la muerte de Hugo Wast salen nuevamente las ediciones completas de sus obras.
Cualquier duda que tengan por favor estoy a su disposicion.
Como anécdota que carece de interés, les cuento que soy uno de sus tantos nietos.
Saludos cordiales.

Prudencio Martinez Zuviría

pmartinezzuviria@yahoo.com.ar

Prudencio dijo...

La librería que ha editado el libro ALEGRE, de Hugo Wast en Buenos Aires, es la

Librería Córdoba de Buenos Aires, Les paso los datos.
CopyRight Librería Córdoba | Todos los derechos reservados
Calle Paraná 1013 - Capital Federal (1018) - Buenos Aires Argentina
Tel. (54-11) 4115-5888/89 - (54-11) 4813-4124 -
Mail: apuntes@libreriacordoba.com
Página Web: www.apunteslibros.com.ar