martes, 2 de agosto de 2011

Explicaciones y Dilemas


Estaba pensando en este tiempo libre, que ahora quiero intentar algo nuevo en este blog; si ya sé, cambio tanto que ni siquiera les doy tiempo a acostumbrarse; pero el mundo es así y recordemos a los ratones del célebre libro: ¿Quién se ha llevado mi queso?

Les explicaré brevemente de que irán los nuevos post’s.

Serán en su mayoría anécdotas “explicaditas” y en su mayoría, cortas; de diversos temas, aunque claro, no dejaré de hacer lo que antes ya se ha hecho en el blog, algún juego, algún video, alguna canción, etc.

Veamos un ejemplo de post.

He conseguido muchas palabras que en sí mismas contienen toda una historia que quiere ser contada, pero que no lo haré de forma cultural; esto es, no les explicaré orígenes de las palabras o significados específicos (al menos, no en todas; y obviamente, solo hasta que me pidan lo contrario).

Para aclarar este punto pondremos por ejemplo: Dilema

Hace algún tiempo, no mucho en realidad; me encontraba caminando por una calle lejana con el Dr. Casc (ese colaborador que lleva rato lejos del blog); de hecho, en las afueras de un pueblo en el Estado de México. Caminando, de excursión nos encontrábamos, cuando sucedió que frente a un portal se encontraban echados un par de perros de la raza Akita (conocidos últimamente por el remake de la película Hachiko), quienes nos miraban fijamente al caminar, sin perder detalle de nuestro andar.

A lo que el Dr. Casc (Veterinario por profesión) no pudo dejar de contrariarme diciéndome:

-No te les quedes viendo fijamente tu a ellos, porque es un signo de agresión… -Yo comencé a preocuparme y rápidamente desvié la mirada y el Dr. Casc continuó-
-Tampoco los ignores porque lo toman como un signo de agresión…

Inmediatamente pensé: ¡Que dilema! Seguidamente pensé: ¡Malvado Dr. Casc me puso realmente preocupado! Y por último al ver la sonrisa que se comenzaba a dibujar en su rostro pensé: ¡Maldición, “me la aplico”!

Y si, salimos bien librados de este trance, de hecho el par de enormes perros ni se inmutaron, solo si acaso, nos miró uno con curiosidad al vernos caminar por la calle y a partir de que dejamos la casa atrás, las sonoras carcajadas del Dr. Casc fueron mi acompañante durante varias horas.

Caza
Si quieres paz, prepárate para la guerra…

2 comentarios:

daiki dijo...

Jajaja, no pude evitar imaginarme ese par de escenas donde te la aplica dr_casc.

Qué agradable ha sido este regreso bloggero (bloggeeero), y qué mejor que con una muy simpática anécdota.

caza dijo...

jajaja, si la verdad fue bastante habil y me agarro en curva ¬¬

Pues espero ver tus contribuciones prontamente.

ESCRIBE ESCRIBE ESCRIBE!!!

Saludos

caza
ya vi la publicidad o_O